AHS_01

Desde primera hora de la mañana, los bares de Granada (que no son pocos) hicieron su agosto –a pesar de estar en su septiembre−ya que se convirtieron en improvisadas salas de espera en las que, los alhambeers, entre caña-tapa-caña-tapa-… y así en bucle,  escuchaban y tarareaban coplillas que, horas más tarde, todos gritarían a pleno pulmón. Mientras tanto, otros alhambeers (los poco precavidos) se hacían un ovillo en el rincón más oscuro de su casa o se auto-flagelaban con látigos de siete puntas por no haber comprado su abono con antelación.

(Sí, lo reconozco, esto último va por todos aquellos que han dedicado a la organización del AHS palabras feas que hacen llorar al niño Jesús; cariños míos, tuvisteis tiempo de sobra para comprar vuestro abono. Concretamente, desde el 17 de febrero.)

 Todo festivalero de manual debe grabarse a fuego que llegar al recinto de un festival antes de la hora oficial de apertura es igual de agradable y divertido que darse al onanismo con chinchetas en las manos… Pero yo no soy un festivalero de manual y, por eso, decidí acercarme a FERMASA quince minutos antes de las 14:00. Como era de esperar, aquello tenía toda la pinta de ser una manifa, pero sin ser una manifa. No,no tengáis ninguna pena por los que hacían cola bajo un sol de justicia mientras llegaba su turno en la cola, que ellos supieron cómo entretenerse; gracias a que cerca del recinto se encuentra un conocido hipermercado con conocida franquicia de hamburguesitas a euro incluida, el tiempo de espera les fue más ameno. Así que, siguiendo el dicho de La lozana andaluza, “Ve do vas, y como vieres así haz”, a eso de las 14:10, y por poco menos de 3 euretes, conseguí un par de latas de cervezay un par de hamburguesas de jugueteque me supieron a… hamburguesa con cerveza. Soporté a Lorenzo bajo los aparcamientos del hipermercado hasta que, a las 15:00, volví a la entrada del recinto, donde la ‘manifa’ ya se había disuelto y las colas corrían mejor que con Lubrifist.

Un gustazo, vamos.

Me acerqué a la zona de recogida de acreditaciones y, tras presentar mi DNI y recibir un amable “¡Uy, en la foto no tienes barba! Sin barba estás muy mono”, la pulsera de PRESS (porque en inglés todo mola más), otra pulsera de INSIDE para beneficiarme de no sé qué descuentos y una botellita de cortesía de ron Negrita, pasé a la parte más divertida de los festivales: el cacheo. ¿Os acordáis de aquello de “los niños con los niños, las niñas con las niñas”que decía Fernando Esteso? Pues, a la hora del cacheo, igual. Y, por cierto, cacheos a conciencia, ¿eh? Tan a conciencia, que la cogida de paquete que me hizo el fornido canosito de seguridad me hizo ronronear como un gatete y sacarle una sonrisita al susodicho.Ya cacheado, entré en el recinto mientras daba buena cuenta de mi obsequio etílico de ron Negrita y buscaba a quien sería mi cicerone en el festival, Rafa López, o lo que es lo mismo, mr. Buscostaff.com, con quien di un paseo para familiarizarme con las instalaciones del recinto ya que, aunque soy de Granada y conozco de sobra el recinto de FERMASA, me apetecía comprobar personalmente la distribución de todo lo que el plano que nos habían facilitado prometía. Mi mayor preocupación (y creo que la de todos): movernos de escenario en escenario sin quedarnos atrapado en los más que probables taponamientos de las dos calles de tránsito entre el escenario Inside y escenario ron Negrita. Afortunadamente, las puertas delanteras y traseras de una de las naves centrales de FERMASA estarían abiertas con la intención de facilitar el paso hacia el escenario Ron Negrita y viceversa.Peeeeero…, aun así, intuía que sería toda una odisea llegar a las puertas de la libertad. No en vano digo esto: tal y como reza en la bio de la cuenta oficial del Alhambra Sound en Twitter (@AlhambraSound), “Nacimos en 2012 con 3.000 personas. 2013 llegamos a las 6.000 y en 2014 ni te imaginas lo que nos espera…”. Obviamente, no esperábamos que en el mismo recinto del 2013 se congregaran entre 14.000 y 16.000 personas. Es decir, unas 10.000 personas más (2.000 más, 2.000 menos) que el año anterior, y ese aumento de aforo supone una falta de espacio que solo puede perjudicar a los alhambeers, que son los que sustentan, con su dinero, esta jornada festivalera.

Dejando a un lado –por ahora− la logística del festival, hablemos un poco de lo que realmente importa: la música.

Sí, reconozco que, entre las cervezas en el aparcamiento del hipermercado, el paseo de reconocimiento del recinto y la rápida visita a la zona VIP para refrescar el gaznate, dejé pasar la oportunidad de ver Genérica y los torsos desnudos de Sexy Zebras. Por suerte, al encontrarse la zona VIP junto el escenario Inside, pude llegar a tiempo de disfrutar con Neuman, que son capaces de hacer que me balancee suavemente y que mueva la piernecita al ritmo de sus cancioncillas. Esto que quede entre nosotros: Tellyou, Oh no y Turnit son canciones que se podrían haber colado en los momentos musicales de series como Onetreehill,Grey’sAnatomy, Pretty Little liarso Everwood. Que quede claro que lo que acabo de decir es todo un PI-RO-PA-ZO.

En cuanto Neuman acabó, sin mucha prisa, me dirigí al escenario ron Negrita al encuentro de  Napoleón solo. Por la cantidad de gente que se encontraba a los pies del escenario, fue fácil deducir que era uno de los grupos esperados. Y sí, todos esperaban como locos (a) Lolaila Carmona, aunque también otras como No puedo disfrutar,Sueña conmigo o Antes de que ocurriera. Ah, una tontería más: los rizos de Alonso estaban un poco ‘bisbaleros’, pero cuquis.

Tras Napoleón solo y consultar el horario de los conciertos y ver que los tres siguientes eran Full, Jero Romero y León Benavente, decidí prescindir de Full, ya que los había visto varias veces, y coger fuerzas para Jero Romero y León Benavente, que son mi debilidad. Así que me marché con viento fresco hacia la zona VIP a por un par de cervezas y un Red Bull.

Todo muy sano.

¿Recordáis aAllyMcBeal? Sí, la abogada solteeeeraaaa… pero la buena, la de verdad, la de (poca) carne y (mucho) hueso. Ally era tan tantantantan rara que escuchaba música donde no sonaba nada. Pues a mí me ocurre exactamente lo mismo,y la música que me suena es de Jero Romero; digamos que es mi VondaShephard particular. Tiene coplillas para cada momento del día y situación, y, esa tarde, Jero Romero me las cantó todas. Fue como ver pasar todas mis penas y alegrías de una vez. Todos tarareaban con suavidad los temas de Jero Romero mientras que él me cantaba todas mis imprescindibles: Las leves, Ya te lo decía yo, Devolverte, Reloj de sol, Fue hoy, etc. Lo siento, cuando hablo de este hombre no puedo ser objetivo porque su barbita me hace vibrar y él es todo amor.

Tras Jero Romero, otra escapada rápida a la zona VIP ya que tenía la boca tan seca que escupía algodones, y, después, directo al escenario Inside: León Benavente. Con ellos me ocurre igual que con Jero Romero: amor total. Si todos deseaban escuchar Ánimo, valiente, yo deseaba con todas mis fuerzas Estado provisional, canción catártica de ruptura por antonomasia. Abraham, Luis, Eduardo y César destacan por ser de esos grupos que se entregan al máximo al público, y eso mismo fue lo que hicieron con el público del Alhambra Sound, que se quedaron con ganas de más de estos cuatro caballeros. Por cierto, jamás olvidaré ese momento en el que me encontré de frente a Luis Rodríguez de León Benavente y su inseparable gorra y se acercó a darme un cariñoso abrazo a pesar de haber pasado mil años desde el día que nos presentaron.

En teoría, ahora debería hablaros del amante guisaaant OH, WAIT! No, en serio, ahora debería hablaros de Izal, otro de los grupos más esperados este año, pero, siendo sincero (porque lo soy tela), no tenía ganitas de verlos por cuarta vez, así que decidí pegarme otro voltio por el recinto y ver qué tal iba todo.

A lo largo de la tarde, se vio cómo, con la llegada de más alhambeers, el espacio se reducía a la hora de ver las diferentes actuaciones. Esa falta de espacio no fue tanto en el escenario Inside ya que disponía de más espacio a lo largo, pero sí se notó bastante en el escenario ron Negrita. Por cierto, debo destacar la Silent Disco que Cervezas Alhambra montó en el aljibe del recinto de FERMASA: preciosas proyecciones en el interior de la bóveda y la suerte de disfrutar los temazos de Don Gonzalo Dj., un clásico inmortal de Granada.

Como chico previsor que soy, me fui con tiempo para el escenario Inside a por Second, uno de los grupos veteranos. Desde que los escuché por primera vez en directo (para que os hagáis una idea del tiempo que llevo escuchando a estos mozuelos, nos tenemos que remontar a la época Fotolog y Myspace), siempre he querido más. La última vez que los vi fue en el Low Festival 2014, pero, por culpa de Massiveattack, lo que podría haber sido un gran concierto se quedó en un aperitivo. Por eso, la presencia de Second en el Alhambra Sound me alegraba.

No os voy a engañar, las camisetitas negras con franja gris de Second me hacían gracia al principio. Ahora, es como con el uniforme cuando iba al colegio de curas: deseaba acabar el colegio para meterle gasolina y una cerilla al uniforme. Para mi alegría, parece ser que se van a deshacer del ‘uniforme’. En cuanto a la música, ellos fueron los responsables del inicio de mi ronquera que derivaría en afonía: Lobotomizados, Muérdeme, Rincón exquisito, N.A.D.A., Rodamos, etc. La conexión con el público fue perfecta y se demostraba en que no había nadie que no se supiera al dedillo las canciones además de los estribillos.

Sí, amigos, otra vez pitando hacia el escenario ron Negrita porque se llegaba otro de los grupos clave del día: Vetusta Morla. Me veo en la obligación de decir que, en este caso, tuve que decidirme entre Vetusta Morla o KAKKMADDAFAKKA; con lo difícil que estuvo pillar un sitio decente, preferí no jugármela, que los únicos que tienen tiempo de desdoblarse son los ‘vetustos’. Ahora en serio, entre que veía parte del concierto de Vetusta Morla e intentaba hacerme hueco entre la multitud para llegar al escenario Inside y ver un trocito del concierto de los noruegos, al final no hacía ni lo uno ni lo otro. En cuanto al concierto, a estas alturas, ya nos daba igual ocho que ochenta lo de rozarse con unos o unas. El buen rollo imperaba en la ya oscuridad de la noche y los juegos de luces tomaban importancia en la puesta de escena, algo que Vetusta Morla cuida en sus conciertos. Fue un directo limpio, enérgico, positivo y con alguna que otra palabra sobre la situación social, económica y política del país. Conciencia social y eso. Me sentiría un poco tonto mencionando el nombre de algunas de las canciones que sonaron en el escenario Inside pero, si ‘Insides’…: La deriva, Golpe maestro, Fuego, Valiente, Los días raros, etc.

A estas alturas, mi cuerpo pedía cerveza y, con perdón, un pipí. Claro, uno piensa “A ver, Curro, tienes hasta las y treinta y cinco para decidirte entre TheZombieKids o LoriMeyers, así que ve a la VIP, mea porque en los servicios de fuera debe haber cola ‘pesicola’ y tú llevas la vejiga cargadita, y, de camino, te tomas un par de cervezas por un token mientras descansas los pies sentadito en uno de los ‘sofalitos’/taburetes/bancos de la zona VIP”.

Craso error.

La zona VIP, en los momentos clave (con momentos clave me refiero al final de los grupos más destacados o que, casualmente, se puso todo el mundo de acuerdo para ir a la zona VIP en plan cuchipandi), estaba saturada. No digo con eso que estuviera descuidada, ¿eh?, que se limpiaba con bastante frecuencia y la tenían de punta en azul (lo de azul es por la moqueta que cubría el suelo de la VIP). Pero en los servicios hubo varias veces colas interminables que se fusionaban con la gran cantidad de gente que había en la barra a la espera de que les atendiesen. Sí, la barra de la zona VIP hubiese necesitado un par de camareros más para cubrir el poco brío que tenían los que allí atendían. Si hubiesen pintureado menos, no hubiesen tenido momentos de tensión con algún que otro cliente… Pero dejando de lado esos pequeños detalles, cuando no había muchos clientes, se manejaban a las mil maravillas.

Bueno, adivinad, ¿fui a los LoriMeyers o a TheZombieKids? ¿Escenario Inside o escenario ron Negrita? ¿Carne o pescado? ¿Mercadona o Día?

¡LORI MEYERS!

(El único contacto que tuve con TheZombieKids fue cuando me crucé con CumhurJay y le solté un “Illo, ¿qué?” y el respondió un “Nada, aquí”. Sí, soy un gran conversador, ¿verdad?)

¿Qué queréis que os diga de los LoriMeyers? Sus conciertos son muy familiares, sobre todo para los que los hemos visto crecer y convertirse en lo que son: un referente musical. Nunca me cansaré de cantar Mi realidad, Luciérnagas y mariposas, Religión, Dilema, etc., pero lo que realmente me (nos) encantó fue la aparición de Anni B Sweet en el escenario ron Negrita para cantar con los LoriMeyersEl tiempo pasará.Maestría musical malagueña y granaína complementándose en un mismo escenario.

 (Lagrimita de emoción.)

Para acabar la jornada festivalera, evidentemente, no necesité moverme ya que yo voy a muerte con Elyella DJ. De todo lo que ocurrió en esta sesión no os voy a contar mucho porque sucumbí a los roces de la gente, a los bailes con desconocidos, a la ingesta masiva de cerveza con la intención de finiquitar los tokens que aún quedaban en mi bolsillo y… Pues eso, ¡disfruté el Alhambra Sound 2014 como un enano disfruta en un Chiquipark!

Como conclusión final, considero demasiado duras las críticas que he escuchado a lo largo de estas semanas sobre la organización del festival a pesar de que sí estoy de acuerdo en cuanto a lo del número exagerado de alhambeers por metro cuadrado. Puede que haya llegado el momento de que el Alhambra Sound siga creciendo, además de en calidad, en espacio. Por lo demás, aprobados con nota.

Fotos por María Vélez

AHS_08 AHS_07 AHS_06 AHS_05 AHS_04 AHS_03 AHS_02

También en

Curro Malo

Comparatista en potencia, pintamonas (literal, dibuja y eso), y escritor de cosas, muchas cosas. Me encontrarás en todosmientencuandojueganayonunca.wordpress.com, los martes en Hombresencontrados.wordpress.com
También en

Latest posts by Curro Malo (see all)

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *