El festival gaditano No sin música crece en calidad un año más programando un cartel enfocado claramente al indie y al rock congregando a lo mejorcito del panorama actual como Love of Lesbian, Izal, Molotov, Bunbury o Lokillo, entre otros. La verdad que la ciudad de Cádiz ha acogido al festival de forma natural y cada año mejora la experiencia festivalera.

El viernes cobró protagonismo el estilo indie con Julian Maeso, Modelo de respuesta polar, Love of Lesbian, Izal y Second. Los ritmos Funk y Rock setentero de Julian Maeso contagió al público de buenrollismo para abrir el festival. Ya entrada la noche el público realizó un viaje a través de la propuesta de Love of Lesbian, presentando canciones de su nuevo trabajo “El poeta Halley” y acogidas por el repertorio que los caracteriza, como “1999”, “Fans de John Boy” o “Si tu me dices Ben, yo digo Affleck”. Del nuevo disco tocaron “Planeador”, “Bajo el volcán” o Eps sueltos como “Manifiesto delirista”. Toda una sinfonía musical.

Y llenaron todos los huecos entre el público, Izal también presentó trabajo bajo un gran luminoso (que queremos para el salón) con el nombre de su nuevo trabajo, “Copacabana”. Poco a poco se han consolidado en un grupo de masas y prácticamente todo el público de la noche se sabía canciones como “Pequeña gran revolución”, “Copacabana”, El baile”, “La mujer de verde” o “Despedida”. Second fueron los encargados de cerrar la primera noche, aunque no fue la mejor hora para programarlos después de vitorear y cantar a pleno pulmon canciones de los lesbianos e Izal.

El sábado los asistentes disfrutaron del rock en todas sus vertientes con Bunbury, Lokillo y los mexicanos Molotov. Enrique Bunbury materializó 20 años de carrera en un concierto donde no faltó canciones como “Lady Blue” o “Avalancha” dando ver que sigue siendo todo un showman de la escena nacional. Lo mejor de su directo es la música, sobre todo las guitarras. Y es que la formación de Bunbury cuenta con 2 guitarristas, bajo, percusiones, batería y voz, todo un despliegue musical para un espectáculo asegurado.

Por su parte, Lokillo también defendió su música ante todo el público (incluido niños). Tenemos que mencionar la anécdota de ver a una niña llorar al ver que su padre no quería ver el concierto desde el centro del público y ella sí quería.“Feo, fuerte y formal”, “Mujer fatal” o “Yo para ser feliz quiero un camión” fueron solo algunas de las canciones que defendieron ante la nostalgia rockera de todos.

Molotov ha sido la primera banda internacional que ha pisado el escenario del No sin música y también realizaron un recorrido por toda su carrera musical. Por su estilo característico en contadas ocasiones se intuía las letras de las canciones, pero la verdad que poco importaba. Los ritmos se colaron entre el público hasta altas horas de la noche.

Puntos a favor

  • En esta edición ha sido todo un acierto cambiar de localización y de tamaño el escenario Local Stage, de esta forma le da más entidad e importancia a los grupos gaditanos.
  • El OFF No Sin Música, en la que 20 bandas emergentes han invadido cuatro espacios gaditanos: Plaza de San Juan de Dios, Pópulo, San Agustín y Catedral.
  • La zona VIP también ha sufrido cambios, no tenía mucho sentido hacer una zona privilegiada paralela al escenario como en 2015. Este año los VIP han disfrutado de los conciertos desde un pequeño palco en un lateral del puerto de Cádiz. Además, sirvió de un muro perfecto para mirones y curiosos del exterior.
  • Entradas de día, que permiten acceder a la jornada que prefieras.
  • Vasos sostenibles. ¡Qué alegría no pisar ningún vaso de plástico!

Puntos no tan a favor

  • La variedad de estilos musicales, aunque no han sido tan dispar esta edición.
  • Hay que entender que el festival se realiza en el centro de Cádiz y termina pasadas las 3 y media de la mañana, pero un DJ o un Mendetz nos faltó para cerrar la noche. Un poco de bailoteo nunca viene mal. Pero entendemos que la música en directo siempre tiene y tendrá el handicap de molestar a vecinos y políticos.
  • Para gustos colores, pero Love of Lesbian debería haber toca en el lugar de Izal o haber durado mucho más el concierto. Tienen mejor calidad como para aparecer en un segundo plano.
  • Algunas más papeleras hemos echado en falta.

Reportaje fotográfico: José Baez

José Baez
También en

José Baez

Periodista. Escribo sobre tendencias en música, fotografía analógica y cultura creativa. Creador y responsable de 2C Mag.
José Baez
También en

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *